Verde que te quiero verde

En el transcurso de tan sólo tres días de gestión, el gobierno nacional anunció el regreso del Ministerio de Salud a cargo de Ginés González García y hoy salió publicado en el Boletín Oficial el nuevo protocolo para la realización de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en los casos que contempla la ley. El obispo de la Comisión de Salud del Episcopado tildó despectivamente de “abortista” al ministro. En contraposición, el ex secretario de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein, felicitó al ministro: “me parece que has tomado una gran medida Ginés”.

 viernes, 13-diciembre-2019

El ministro de Salud Ginés García González firmó el protocolo para la regulación del acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE) y aguarda a que todas las provincias adhieran a la reglamentación


“Salud es ministerio” le cantaron a Ginés González García hace unos días cuando asumió su función en el gobierno nacional. No sólo es ministerio, sino que la salud pública será un eje central en la gestión del presidente Alberto Fernández. Hoy se conoció, a través del Boletín Oficial, el nuevo “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” – que había sido derogado el 20 de noviembre pasado por Mauricio Macri – que ofrece una guía más completa destinado al personal sanitario para la realización del aborto. Así, la ILE se podrá concretar en sólo dos casos ya establecidos en el artículo 86 del Código Penal: cuando la vida de la persona gestante esté en peligro, o cuando el embarazo es producto de una violación, entendiendo esto como el delito cometido ante la falta de consentimiento de la víctima.

Teniendo en cuenta que en el 2017 las muertes por embarazos terminados en abortos representaron el 14,85% del total de muertes maternas, el nuevo protocolo busca evitar riesgos y garantizar el acceso de la población a la salud pública ; acompañar y proteger el trabajo de las instituciones y los equipos de profesionales de la salud; e incorpora las recomendaciones internacionales acerca de los procedimientos adecuados de acuerdo a casa caso, ya sea con medicamentos o mediante la aspiración manual endouterina. Aparte, plantea que los equipos deben regirse por el principio de autonomía, de confidencialidad y privacidad; y que están obligados a dar toda la información disponible – incluso si no es solicitada – bajo un trato humanizado.

En relación a los derechos y el cuidado de las personas gestantes que quieran acceder a la ILE, el protocolo señala que la decisión de quien pide el aborto es “incuestionable”. Sólo deberán brindar su consentimiento informado y firmar una declaración jurada que confirme que su situación está entre los casos comprendidos por la ley. También subraya la celeridad en el proceso al indicar que no pueden pasar más de 10 días corridos entre el pedido y la realización de la intervención. Respecto de la tan nombrada “objeción de conciencia”, el documento explica que el hecho de respetar las convicciones morales del profesional no implica impedir el ejercicio de derechos de lxs pacientes.

Repercusiones inmediatas

La publicación del protocolo suscitó inmediatamente la reacción conservadora del principal opositor al aborto en Argentina: la Iglesia. En esta ocasión, fue el obispo Alberto Bochatey – a cargo de la Comisión de Salud del Episcopado – quien sentenció que este documento “instala el aborto libre en la Argentina” y calificó al ministro de Salud como “abortista”.

Por su parte, el Ginés González García recordó que “los antiderechos siempre utilizan todo tipo de argumentos, incluso la justicia, para que no se cumpla la ley”. Y recalcó el carácter público y universal de la medida: “Es una guía sanitaria para que se cumplan con los derechos de todas las personas, y con la suficiencia técnica que el tema requiere, en todo el país.

A diferencia del religioso, el ex secretario de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein, habló hoy telefónicamente con González García en una entrevista radial y dijo que habían coincidido siempre en las políticas progresistas de salud pública. “Te felicito Ginés. Me parece que has tomado una gran medida”, expresó.