Vicentín, cada vez más cerca del fraude

Los representantes legales de algunos de los bancos acreedores de la firma denunciaron a Vicentín SAIC por el incumplimiento de los contratos de crédito y aseguran que, pocas horas antes de declararse en cesación de pagos, el grupo vendió las acciones de Renova por 122 millones de dólares, que fueron ocultados y desviados de la caja que respondía a la demanda del concurso de acreedores.

 miércoles, 17-junio-2020

Algunos de los bancos a los que Vicentín les debe millones de dólares, aseguran que la empresa se desprendió de Renova, una de sus firmas, por 122 millones de dólares, 72 horas antes de entrar en cesación de pagos.


El caso Vicentín sumó un nuevo capítulo a la investigación de su administración y el proceso que apunta a desembocar en la quiebra de la firma. Se trata de la denuncia presentada por los abogados de los bancos internacionales acreedores, que ingresaron en la justicia de Nueva York las pruebas que demuestran que el grupo Vicntin SAIC, pocas horas antes de entrar en cesasión de pagos, desvió los 122 millones de dólares que había obtenido por la venta de acciones de su marca Renova y que debían ir a la caja que responde al concurso de acreedores.

En un chat de abogados que publica Página 12, la afirmación fue contundente. “Vicentín vendió Renova por u$s122 millones y los ocultó”, dice uno de los representantes legales de uno de los bancos. Se trata de una planta de producción de biodiesel en San Lorenzo, Santa Fe, y cuyo paquete accionario se reparte casi a medias con la firma suiza Glencore. La última operación de ventas, por el 16,7% de las acciones, se realizó el 2 de diciembre de 2019, tres días antes de que el grupo ingresara en el proceso de cesasión de pagos, con el argumento del “estrés financiero”.

El problema aparece cuando esos millones no aparecieron en donde debían estar, es decir, el fondo desde donde los acreedores se reparten el dinero disponible. Además, el cambio en la titularidad patrimonial no fue informado a los acreedores, de acuerdo a lo establecido en los acuerdos de crédito firmados por Vicentín. En la demanda hay bancos de Holanda, de Francia, Japón, Estados Unidos, todos ahora juntos en una denuncia que además de defalut, involucra una sospecha de fraude.