Vicio en Glovo

Dos denuncias vinculan el tráfico de drogas con el servicio de delivery de la aplicación Glovo, que habría funcionado como vínculo entre la compra y venta de marihuana y cocaína en la Ciudad de Buenos Aires.

 jueves, 5-marzo-2020

La empresa Glovo está siendo investigada por los vínculos con el tráfico de marihuana y cocaína en dos denuncias presentadas ante los Tribunales Federales de Comodoro Py.


La empresa de delivery Glovo está siendo investigada en dos causas denunciadas ante los Tribunales Federales de Comodoro Py, luego de que se establecieran los vínculos entre los servicios de uno de sus trabajadores con la entrega de marihuana y cocaína en domicilios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Según una investigación publicada por el diario Perfil, en octubre de 2018 se registraron las primeras pruebas de la relación entre algunos repartidores de Glovo con la entrega de estupefacientes, mediante la captura de pantalla de conversaciones en Whatsapp, presentadas ante la justicia por la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios, sobre entregas de drogas en Puerto Madero y en Palermo.

Según Gonzalo Ottaviano, presidente de la Junta Revisora de Cuentas del sindicato, se pudieron denunciar “entre seis y siete hechos. Nos contactamos con la empresa pero no tiene predisposición para cambiar esta situación. Se lavan las manos y dicen que la sociedad es complicada. El problema es que si detienen a un repartidor que no sabe que lleva droga, lo hacen responsable y puede ir preso”, dijo.

La investigación no presentó mayores avances desde 2018, mientras que el servicio Glovo deslindó toda su responsabilidad de la posible comisión de delitos a través de su plataforma, mediante un comunicado en el que entienden que solo son “intermediarios” de los envíos y que no generan las cargas de los mismos. “Disponemos de filtros tanto electrónicos como manuales, además de un equipo especializado de detección de fraude que analiza las órdenes sospechosas para verificar que no se trate de envíos prohibidos o que involucren pedidos ilícitos”, dijeron los responsables de la firma.

Mientras tanto, la causa por ahora apunta a un repartidor de 29 años, de nacionalidad peruana, y al propietario de un comercio de bebidas que se encuentra detenido desde agosto del 2019.