“Walt Disney, ¿está vivo?”

Para el economista José Rinaldi, la tasa de interés del 72% que se pagó ayer por las Lelic es "inviable en cualquier economía del mundo". "Nadie se pone a producir cuando te dan una tasa real anual del 30% en la timba", advirtió.

 martes, 2-octubre-2018

El economista y profesor universitario se mostró preocupado por las movidas del Gobierno.


“¿Walt Disney, está vivo? Esa es la pregunta. Esta tasa de interés es inviable en cualquier economía del mundo. Es casi un 30% real anual teniendo en cuenta la inflación. En el gobierno están usando la misma medicina de (el ex presidente del Banco Central, Federico) Sturzenegger. Antes eran las Lebac, ahora las Lelic. Prenden una aspiradora de dinero muy cara, muy cara, que no es sostenible obviamente, como tampoco lo fue la bola de nieve de las Lebac. Sirve para unos días, pero no para resolver el problema estructural del tipo de cambio”, afirmó el economista José Rinaldi al analizar para el portal Al Revés la estrategia del nuevo titular del Central, Guido Sandleris, para contener el dólar.

Ayer el Gobierno comenzó con dos esquemas impuestos por el FMI: por un lado, las bandas de flotación del dólar (limites máximos y míminos de intervencion del BCRA) y por otra parte, salió a subastar Lelic (Letras de Liquidez del Banco Central) para secar la plaza de pesos y evitar que se vayan al dólar. Para eso, se convalidó una tasa de hasta el 72% a 7 días de plazo.

Mientras en la city y en el gobierno todo era euforia, Rinaldi advirtió: “Con una tasa de ese nivel, no puede haber producción. Nadie se pone a producir cuando te dan una tasa real anual del 30% en la timba”. El también docente de la UNC indicó que esta estrategia antiproductivista “genera expulsión de mano de obra, que es lo que le interesa a la gente”. “Nadie va a destinar un peso a cualquier actividad de la corriente real de la economía si en la corriente nominal, en la monetaria, recibe el 72 o 74%. Es básico esto, por eso digo: Walt Disney, ¿está vivo? Porque esto es meter la economía en una congeladora”, agregó.

El problema son los dólares

Rinaldi dijo que con la aspiradora de pesos no se resuelve el problema estructural con el tipo de cambio. “El problema estructural es que no hay dólares. Entonces, si no rebotan las exportaciones, o si no se produce un milagro y los inversores internacionales deciden ingresar dólares nuevamente a la economia, el esquema traccionado por el lado de la oferta siempre estuvo acabado. Lo podés prolongar dos o tres años, no sé si cuatro. Yo veo la implosión no en mediano plazo, sinó en el corto plazo”, aseveró el ecomista.