“Yo pondría el brazo para cualquiera de las vacunas que lleguen”

La inminente llegada de la vacuna rusa anunciada por el presidente activó tanta esperanza como sospechas sobre su efectividas. Jorge Geffner, especialista en inmunología, explica los beneficios y asegura que los riesgos potenciales son muy mínimos con relación a los beneficios que van a aportar.

 lunes, 14-diciembre-2020

Jorge Geffner, especialista en inmunología y científico del Conicet, se refirió a las vacunas que van a llegar al país.


Mientras Europa y Estados Unidos ven avanzar la segunda ola mortal de la pandemia sobre sus territorios, Argentina se prepara para comenzar la primera etapa de la vacunación con el anuncio de la llegada de dosis para 300 mil personas antes de fin de año. La partida seguirá aplicándose durante enero y febrero a unos 10 millones de personas pero no será suficiente para contener la llegada de la segunda ola al país. Así lo explica Jorge GEffner, especialista en inmunología y coordinador de la Unidad de Coronavirus de Conicet.

“Las noticias sobre las vacunas son muy buenas. Están pasando la fase 3 y en los intermedios, donde están los informes transitorios donde ya varias vacunas como Astra Zéneca, Sputnik, Oxford, Pfizer, se están mostrando avances muy buenos en cuanto a seguridad y eficacia, es decir capacidad de proteger frente a la infección”, dice el científico en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Los efectos colaterales que hay, y va a seguir habiendo en una fracción muy minoritaria pero eso en absoluto condiciona la seguridad y el éxito de las vacunas”, agrega.

“Van a ser la herramienta para derrotar a la pandemia pero necesita meses. Hasta junio o agosto no vamos a llegar al 70 u 80% de protección que es lo que llamamos inmunidad de rebaño, es decir que hay que sostener las medidas de prevención del contagio como el distanciamiento y el uso de barbijos”, dice y agrega que “hay que entender es que hacer una campaña extensiva de vacunación es muy importante. Al tomar ocho o 10 millones de las personas con mayor edad y comorbilidades, vas a bajar la mortalidad pero no se va a abortar la circulación del virus. Entonces es importante saber que hay que ponerse las pilas con la prevención durante el primer trimestre del año”.

Sobre las sospechas que comenzaron a instalarse y ser instaladas por algunos medios en torno a la vacuna rusa, Geffner despeja la incógnita con contundencia. “Hay 180 vacunas que están siendo probadas, 13 ya pasaron las dos primeras fases y están transitando la fase tres y los resultados son comparables. Hoy por hoy son confiables. Los reparos no tienen asidero. Si llega la Sputnik, y esperemos que llegue, hay un cuello de botella en cuanto a las dosis disponibles. El principio que demostró Pfizer, en cuanto a niveles de anticuerpos y protección, son comparables. Yo metería el brazo para cualquiera de las vacunas que lleguen”, dice.